REBELDÍA

El Juicio

Written by on November 15, 2011 in LIMITES, OBEDIENCIA, REBELDÍA with 0 Comments

Hace aproximadamente 2 meses me pusieron una multa, porque iba a exceso de velocidad. El día de hoy me toco ir al tribunal y ante lo obvio, me tuve que declarar culpable.

Al estar ahí estuve meditando en el día del juicio final, donde todos estaremos tarde o temprano. Donde tendrás que dar cuenta de todo acto que has hecho, y que por supuesto serás culpable de todos los cargos que se te den. Romanos 3: 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Ahí no habrá excusas. Pero si tu lo decides, tendrás un abogado y será el mejor.
1 Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Jesus solo va a justificar a los que han puesto su fe en El.

Por eso hoy te digo, pon tu fe en Jesus. Solo El podrá defenderte el día del juicio final. Si bien no sabremos que día nos tocará, El estará ahí para pasar por alto todo pecado que tu ya le hallas confesado. No a nadie mas, solo a El…

Mujer ¡ten fe!

Written by on October 31, 2011 in FE, OBEDIENCIA, REBELDÍA with 0 Comments

La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. En Hebreos 11: 1 Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver.

¿Entonces por qué quieres ver tantas pruebas?

Si estas confiando en Dios y tienes fe de que El te dará lo que le pediste, entonces ten paciencia. Todo tiene su tiempo. En Eclesiastés 3:1 En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo.

Ten paciencia, confía, ¡Dios jamas se tarda! Entrégale tu ansiedad, tu desesperanza, tu tristeza… Deja que Dios cambie tu lamento en baile. Salmo 30:11 Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

Si Dios ha puesto un sueño en ti, aunque tarde un poco, este llegará… ¡Solo tienes que confiar!
Dios te ama y quiere lo mejor para ti.

Así que, Mujer, confía.

Te recomiendo que leas tambien esta entrada y esta tambien.

Top